Vivir en el bosque con todas las comodidades

 

Ya vivir en un paraíso verde y tener todas las grandes comodidades de la ciudad es posible en China. El arquitecto italiano Stefano Boeri es el hacedor de un increíble proyecto que tiene como objetivo central disminuir los niveles de contaminación del país asiático.

La “Ciudad Bosque” como se le llama a esta propuesta de Boeri, será un conjunto residencial que estará cubierto de vegetación por doquier. Con casi 1 millón de plantas de más de 100 especies distintas, además de 40.000 árboles que se calcula que absorban casi 10.000 toneladas de dióxido de carbono y 57 toneladas de contaminantes. Sin embargo, una de las cifras que más emocionan a los amantes de las construcciones verdes es la que asegura que esta ciudad producirá unas 900 toneladas de oxígeno al año.

Manos conocedoras

Si bien la “Ciudad Bosque” es un reto para el estudio Stefano Boeri Architetti, SBA, la idea no es nada nueva. Este estudio de hecho es famoso porque ya ha construido ‘edificios árbol’ en países como Suiza, Italia, Países Bajos y China.

Este complejo habitacional que acogerá a unas 30.000 personas, se edificará en el norte de Liuzhou, en la zona montañosa de Guangxi, situada en la parte meridional de China. El proyecto encargado por la oficina de planificación urbana de este municipio, tendrá un área de 175 hectáreas y estará situada a lo largo del río Liujiang.

 

 

100% ecológica

La “Ciudad Bosque” será una esta combinación entre ecología y tecnología. Este conjunto residencial ayudará a disminuir la temperatura y mejorar la calidad del aire local. Para ello creará barreras naturales contra el ruido, generará hábitats para todo tipo de especies y mejorará la biodiversidad de la región.

Pero no todo será “color verde”, esta nueva ciudad estará enteramente cableada para el uso de nuevas tecnologías, se conectará a Liuzhou a través de una línea de trenes eléctricos rápidos, y contará con varias áreas comerciales y recreativas, así como dos escuelas y un hospital.

Adicionalmente, el arquitecto Boeri, señala que esta ciudad verde será establecimiento urbano completamente autosuficiente en materia de energías renovables. Así pues, dispondrá de energía geotérmica para su climatización y las edificaciones tendrán paneles solares sobre sus techos. El proyecto que empezará a construirse este año (2018), tiene estimado finalizarse en 2020.

Leave a Comment