¿Se atreve a llenar de color su cocina?

 

Ya es hora de que el color en su cocina pase de los platos a otros lugares. Y no, no estamos hablando de una guerra de comida, sino de algo mucho más duradero pero casi tan divertido: atreverse a que la paleta de colores invada las paredes, los estantes e incluso los electrodomésticos, llenando de vida al espacio más importante de su hogar.

Los tiempos en que la cocina sólo aceptaba tonos neutros, ha quedado atrás. El uso del color se impone no sólo como una moda, sino como una declaración de principios, pues, los colores utilizados en cada espacio del hogar, hablan de la personalidad y el propósito de sus dueños.

 

 

Verde que te quiero verde

Uno de los tonos que pueden alegrar la cocina, es el verde, en sus diversas tonalidades aportan frescura, sensación de amplitud y es el color asociado a la naturaleza. Combinarlo con texturas metálicas y madera puede hacer del espacio uno más cálido y moderno. En algunos casos, el color también puede aplicarse a través de diversos elementos, en el caso del verde, a través de plantas, o combinando electrodomésticos, como una cocina esmaltada Smeg.

 

 

¿Y los colores tierra?

El naranja, amarillo, marrón y ocre son ideales en una cocina rustica, con muebles en madera de diversos tonos, especialmente para aquellas con un espacio grande y mucha luz. Para suavizarlos, el blanco y beige pueden hacer una excelente combinación, si es muy fuerte la combinación o crees que puede saturar el espacio, entonces un toque de color en los electrodomésticos, es ideal.

Por ejemplo, el refrigerador clásico de Smeg en un tono naranja vibrante, seguro tomará el protagonismo del espacio. Una solución alterna la ofrece los frigoríficos de la serie VarioStyle de Bosch cuyas puertas de paneles intercambiables pueden darle a su cocina la variedad de tonos que usted elija. De hecho, puede bien combinar el naranja con otros colores de la paletas de los tierra, pues las puertas del refrigerador y la nevera son individuales.

 

 

Rojo intenso

El rojo es un color que por afinidad es muy utilizado en la cocina, por su calidez y relación con el calor. Sin embargo, pocos se atreven a aplicarlo de forma definitiva en puertas, paneles o mesones. Existen materiales para encimeras en color rojo que dan acabados maravillosos a las cocinas, pero para aquellos que quieran ser más cautos, decorar con este color a través de los aparatos de uso más frecuente, puede ser, además de elegante, muy discreto y elegante.

Pasteles fuera del horno

Toda la tendencia vintage que recientemente se apodera del diseño puede llegar a la cocina de la mano de la combinación de los colores pasteles. Un fondo blanco de paredes blancas o grises puede ser el lienzo perfecto para desplegar la paleta de tonos pasteles para darle a la cocina –y a toda la casa- un look chic y moderno sin excesos. Smeg tiene una línea de equipos de líneas suaves en estos tonos que pueden hacer el trabajo de decorar, muy sencillo.

Atreverse es la clave. Y si no que lo digan las marcas que se han arriesgado a salir del espacio de confort que ofrece el acero inoxidable y el blanco, para llenar de color los espacios y permitir que sean protagonistas, para hacer que la familia viva momentos únicos en lo que sin duda, es el corazón del hogar: la cocina.

Leave a Comment