Rene Corredor: El sello está en los detalles

 

René Corredor fue el arquitecto que se alzó con el tercer puesto en el Primer Concurso I&D. Este destacado profesional colombiano pone en sus proyectos mucho de la onda actual de la arquitectura verde y cree que en el diseño de cocinas los electrodomésticos son más un elemento de tanta importancia como los materiales que se usan en ella.

Contento y agradecido por el reconocimiento recibido en el Concurso I&D, Corredor señala que tanto esta iniciativa como el blog en la web de LCI constituyen interesantes aportes al trabajo que diseñadores y arquitectos. “Sin duda están creando un importante link entre nosotros, los clientes y las empresas. Incluso a mis clientes les comparto los artículos que ustedes colocan en su blog para que ellos tengan orientación sobre tendencias y conozcan detalles sobre electrodomésticos. Así se van animando y eso facilita mucho mi trabajo también”.

 

 

Proyecto eficiente

René Corredor participó con el primer Concurso I&D con un diseño de cocina que forma parte de un ambicioso proyecto que se desarrolla en el barrio Santa Ana Oriental, uno de los más exclusivo de Bogotá y cuya norma urbanística dicta la construcción de viviendas unifamiliares. Comenta Corredor que en este proyecto trabajó el tema sostenibilidad en cuanto a calentamientos y manejo de aguas, a través de la incorporación de la energía fotovoltaica para mejorar la eficiencia y calentar el ambiente.

“Gracias a que hicimos un estudio bioclimático pudimos aplicar un programa francés especialmente orientado a la optimización de la energía. Esto nos permitió hacer un edificio de 9 niveles, con mucha consciencia de sostenibilidad, diseño y adaptación a la montaña”, explica.

Una cocina con vista

Refiere Corredor que la cocina que obtuvo el tercer lugar en el primer Concurso I&D pertenece a la familia Solarte y fue un proyecto que se hizo de la mano con el cliente. “La cocina representó un reto. Este proyecto solo tienes 3 fachadas en vertical, y la cuarta daba hacia la montaña, lo que representaba una dificultad para iluminar y ventilar”.

Revela René Corredor que debido a esto se decidió trabajar un proyecto de paneles que permitiera que la cocina no solo tuviera luz natural, sino que desde ella se pudiera disfrutar de la vista maravillosa que la casa tiene. “Todo da al norte de Bogotá, lo que es una panorámica de lujo, sobre todo si a esto se le suma que, con buen tiempo, se pueden ver hasta los nevados (Ruíz, Tolima, Santa Isabel). Así que la idea era no perder esta vista desde la cocina, sobre todo porque hoy en día ésta un área social de gran importancia en la casa. Así que trabajamos la relación entre la sala, el comedor y la cocina con paneles (que se esconden entre los muros) y que permiten, en algún momento, independizar un área de otra y le da a la familia la posibilidad de acomodarlas a cada situación o evento puedan tener”.

 

 

Resuelto lo de la iluminación, el tema siguiente era la ventilación. “Eso lo solucionamos con unas claraboyas, 3 niveles más arriba, que se abren automáticamente desde la cocina y que genera una circulación de aire con tiraje superior, lo que proporciona una succión negativa importante, de manera que los olores propios de la cocina, no incomoden a los visitantes”.

Un detalle que gustó mucho al jurado del Primer Concurso I&D del proyecto presentado por Corredor fue que el mismo tuviera una isla central multifuncional que sirviera para preparar, compartir y comer. “Si bien todo está enmarcado en un concepto minimalista, quisimos que todo fuera muy armónico. Y fue por eso que escogimos la nevera de la marca Liebherr, que se deja apanelar muy bien, y logramos lo que el cliente quería. Esta es una cocina que sus contraste están en los paneles que logramos al fondo y en el piso que es de un mármol colombiano -café moca- anticado en el horno, y con piedras grandes”.

La cocina: la reina del hogar

René Corredor dice que las tendencias de la arquitectura actual están muy presentes sus proyectos. “Esto hace que las ideas presentadas tengan, sin duda, un atractivo muy especial para los clientes que trabajamos”.

-En su opinión ¿cuál es el peso que la cocina tiene en el diseño de una casa?

-Es el 40% definitivamente. Las cocinas son las que enamoran a los clientes de un proyecto. Y en ellas los electrodomésticos son más que simples ayudantes o artefactos, son parte integral de un diseño de espacio que se ha convertido en el más social de la casa.

Ampliando al respecto, Corredor dice que, en el caso de los dueños de la cocina presentada en el Concurso I&D su conocimiento del uso y las ventajas de las estufas a inducción quitó de las espaldas del cliente una gran preocupación: que sus hijos se descuidaran con el uso del gas. “Saber cómo se maneja cada electrodoméstico y las ventajas y desventajas que tienen, te da la oportunidad orientar al cliente en la selección de los mismos según sus necesidades. Esto es dar una asesoría completa. En sentido, particularmente, recomiendo mucho los electrodomésticos autolimpiantes, pues se ajustan perfectamente con las necesidades de la vida moderna. Evidentemente este tipo de electrodomésticos, en el que la tecnología juega a tu favor, hace que tus alimentos se cocinen mejor y conserven su frescura por más tiempo, siempre tendrán un costo mayor, pero el precio/beneficio se paga sobradamente con todos estos beneficios que aportan”.

Amante de la versatilidad en tamaños, colores y formas, como de los niveles tecnológicos de la marca Smeg, Corredor apunta que en sus proyectos de cocina le otorga un peso del 40% a la calidad de los elementos que la integran (materiales, electrodomésticos, etc.), un 50% al diseño, y un 10% a la combinación que logra con los requerimientos del cliente. “En la actualidad los electrodomésticos son básicos en cualquier cocina, porque puedes tener muy buen diseño y malos electrodomésticos, y el resultado de esto es una cocina que pierde su encanto”.

Al preguntársele sobre si en sus diseños incluye algo característico, un sello personal, este reconocido arquitecto colombiano reconoce que como todo hacedor deja en su obra una marca. “El diseño es infinito, pero concepto del funcionamiento de una cocina es muy claro y tiene que respetarse, y es a este al que le vas imprimiendo ciertos detalles que son parte de lo que es tu sello. En mis cocinas el tema va de paneles (con los que les doy versatilidad al lugar) y de ventilaciones superiores. Ambos son parte de mi sello. Y dentro del desarrollo de la cocina per se, como detalle ya más específico, mi sello es la iluminación. Suelo iluminar el salpicadero porque esto hace que se pueda ver claramente lo que se hace, lo cual es importante, sobre todo para quienes creen que el acto de cocinar es una obra de arte”.

2 comentarios

Leave a Comment