Morpheus: el hotel que ZHA soñó construir

 

Morpheus es el hotel que cualquier estudio de arquitectura soñó construir, pero que solo ZHA pudo hacer realidad. El proyecto dirigido por Viviana Muscettola de Zaha Hadid Architects (ZHA) combina una hipnótica estructura óptica con la escultórica integridad de una estructura que rompe con todo. “El diseño es intrigante ya que no hace referencia a las tipologías arquitectónicas tradicionales”, dijo al portal Dezeen Muscettola.

Apostado en Macao, China, este hotel compartirá con marcas reconocidas como Grand Hyatt y Dragone. Es importante acotar que Macao se ha convertido en los últimos años en una suerte de plataforma referencial para los más interesantes estilos arquitectónicos de todo el mundo. Por esto ZHA se guardó para esta ciudad un diseño tan sui generis. Morpheus es un buen ejemplo de la apuesta una nueva arquitectura, de la que ZHA es baluarte.

Cuando ZHA se incorporó al proyecto en 2012, el sitio ya tenía las bases para una torre sin construir. Usando lo que tenían a disposición, los arquitectos de esta firma idearon un edificio de 40 pisos formado por dos núcleos que, a manera de espiral de ADN, se conectan en la base a través de un podio, se separan y luego se fusionan de nuevo en la azotea.

El ADN de los sueños

Morpheus abrió sus puertas el pasado 15 de junio, en uno de los destinos de entretenimiento más popular de Asia. Según distintas websites de turismo, solo en 2017 Macao recibió a más de 32 millones de visitantes y la cifra sigue in crecendo. Este hotel ubicado en Cotai, forma parte de un complejo llamado City of Dreams el cual está integrado por casinos, dos teatros, un distrito comercial, 20 restaurantes y cuatro hoteles.

 

 

Morpheus posee 770 habitaciones, suites y villas sky. Además tiene espacios cívicos, instalaciones para reuniones y eventos, salas de juegos, atrio en el vestíbulo, restaurantes, spa y piscina en la azotea, así como extensas áreas de servicio e instalaciones auxiliares. El hotel está conectado desde la planta baja con el podio de tres plantas del complejo City of Dreams.

Doce ascensores de vidrio permiten a los huéspedes de Morpheus desplazarse de un lugar a otro, al tiempo de poder disfrutar de vistas panorámicas de los interiores esculturales del hotel y de Macao. El hotel que parece en sí mismo una obra de arte tiene una serie ventanales cuyo diseño -según afirma ZHA- fue inspirado en técnicas tradicionales de tallado de jade chino que producen formas fluidas a partir de minerales duros.

Este ondulante hotel posee tres agujeros que se conectan y sirven de puente entre las fachadas norte y sur y que además crean espacios únicos dentro del edificio. Las suites de esquina tienen vistas tanto del atrio interno como de la ciudad, y el diseño maximiza el número de habitaciones con vistas externas.

Bello e inteligente

Un detalle muy interesante de este hotel es que tiene acristalamiento de alto rendimiento que minimiza el efecto solar. Asimismo, el reborde del exoesqueleto proporciona sombra y optimiza los interiores creando espacios ininterrumpidos mediante muros o columnas de soporte.

 

 

En este edificio se han implementado soluciones para aumentar la eficiencia energética. Un ejemplo son las unidades de tratamiento de aire con enfriadores que logran bajas temperaturas a través de agua de velocidad variable de alta eficiencia e intercambiadores de energía de rueda térmica para recuperar energía del aire de escape. Este también posee una bomba de calor que precalienta el agua doméstica, mientras que el sistema de gestión inteligente del hotel responde en tiempo real al uso y las condiciones ambientales para minimizar el consumo de energía

El bellísimo concepto desarrollado en Morpheus es producto de 40 años de investigación de ZHA sobre la integración de interior y exterior, cívica y privada, sólida y vacía. Y si bien, no es el primero ni el último de los desarrollos de ZHA en los que esta visión está presente, este es sin duda, el edificio que más tangiblemente lo muestra.

Leave a Comment