Lo bueno, lo malo y lo feo de los paneles solares

 

La arquitectura apunta cada día a la sustentabilidad de sus obras. La energía solar o fotovoltaica es una de las opciones más viables para cumplir este cometido, por ello, te presentamos las principales ventajas y desventajas de los paneles solares.

Lo bueno

Estética. Los paneles solares pueden ser incluidos dentro del diseño de la edificación, logrando una imagen moderna, sobre todo en los edificios cuyas fachadas son cubiertas en vidrio.

Durabilidad. Los paneles son construidos con materiales de altísima durabilidad, diseñados para resistir los embates del clima, por lo que muy pocas veces requieren de reposición.

Bajo costo de mantenimiento. Una vez instalados, los paneles solares requieren un mantenimiento mínimo, lo que deriva en muy bajos costos. Además, la energía solar no incurre en gastos por consumo ni impuestos.

Acceso en lugares remotos. La energía fotovoltaica se ha convertido en una gran opción para llevar calidad de vida a lugares donde los tendidos eléctricos son difíciles de instalar, beneficiando a pequeñas poblaciones rurales.

Energía verde. La energía obtenida a través de los paneles solares, no contribuye al calentamiento global, no genera contaminación y reduce el uso de combustibles fósiles.

Lo malo

Altos costos de instalación. Uno de los obstáculos para masificar esta energía, es que su instalación es muy costosa, ya que los paneles solares requieren de una alta inversión.

Poca mano de obra calificada. La instalación y mantenimiento de los paneles, requiere de una mano de obra, generalmente escasa por lo altamente calificada.

Poca cobertura. Para lograr que una vivienda familiar pueda obtener toda la energía que requiere de los paneles solares, es necesario que una gran parte de la superficie de la casa esté recubierta de los mismos, ya que en la mayoría de los casos, ésta no logra cubrir las necesidades básicas de una familia promedio.

Lo feo

Dispositivos de almacenamiento. Para almacenar esta energía y poder utilizarla de noche, o en las temporadas en las que el sol no sea directo, es necesario instalar dispositivos de almacenamiento antiestéticos y de gran tamaño, además de incurrir en un gasto extra.

El sol es limitante. Para una construcción que aspire a tener al Sol como fuente de energía, la orientación de los paneles para la recepción de los rayos solares, puede ser una limitante en el momento de obtener un diseño estético y funcional.

Como todas las formas de energía, la fotovoltaica tiene sus pros y sus contras, pero, sin duda, se convertirá en el futuro, en una de las fuentes más importantes de luz y calor.
¿Usted qué piensa?

 

Leave a Comment