LCI: una familia empresarial en pleno crecimiento (parte I)

Nada como la historia de una empresa contada desde el punto de vista de quienes la hacen posible: sus colaboradores. La Cuisine International, que es actualmente un gran grupo multinacional de distribución de electrodomésticos de primera línea y con soporte comercial y técnico en más de 30 países en América Latina y el Caribe, nació en Venezuela en 2004 como un sueño impulsado Josu Gaubeka.

“Recuerdo -cuenta Conchita Pérez, gerente de logística de LCI, que Josu empezó vendiendo productos Franke. Poco a poco empezó a expandir el negocio con nuevas marcas y gracias a eso abrió su tienda en Venezuela que aún está en Centro Comercial San Ignacio”. Comenta Pérez que ya con un músculo financiero y la confianza ganada de clientes y marcas Gaubeka llega a Miami y entabla una fructífera sociedad que desemboca un año después (2005) en la primera tienda LCI en esta ciudad de Florida.

Por su parte, Cynthia Carneiro, coordinadora de compras de LCI, agrega a lo dicho por Pérez otro recuerdo. “Nuestro primer gran proyecto fue el Resort Amanyara. En él trabajamos mano a mano con los diseñadores, arquitectos y pudimos crear una sinergia perfecta con el cliente. El resultado es que a la belleza impresionante del resort, se le suma la comodidad de electrodomésticos de lujo”.

Refiere Carneiro que tras el trabajo realizado en Amanyara, muchos fueron los proyectos que llegaron, otro para recordar por su envergadura fue el de BahaMar, un idílico y lujoso resort en Nassau (Bahamas).

 

Al Caribe y más allá

Cynthia Carneiro y Conchita Pérez son dos grandes pilares en LCI lo cual se refleja en la pasión con la que hablan de la empresa y sus logros. “Nuestro trabajo en el Caribe hizo que poco a poco la empresa fuera creciendo. Colombia, Panamá, Perú, Costa Rica, Guatemala y, recientemente, República Dominicana se fueron añadiendo a nuestra lista, gracias a nuestra red de socios de distribución y nuestras subsidiarias. Pero ese ha sido un trabajo de años y que se ha logrado porque somos un equipo consolidado con una misión clara: proporcionar a los clientes la mejor experiencia de servicio, compra y posventa de las marcas que tenemos en nuestro portafolio”, señala orgullosamente gerente de logística de LCI.

Tanto Pérez como Carneiro tienen miles de anécdotas del surgimiento de las sucursales. “Panamá fue un mercado al que fácil entrar. Todo empezó con Andrés Futo, quien tiene una visión como la de los jefes. Él tenía no solo el conocimiento del mercado, sino que además manejaba toda la parte legal, lo cual sin duda facilitó todo”, relata la coordinadora de compras LCI.

Al referirse a la apertura de Colombia, ambas coinciden en que también fue un proceso sencillo. Explican que empezó un con un showroom y el personal Marcelo Vila, quien es el socio mayoritario y a quien ambas describen como una persona entradora y proactiva en lo que a negocios se refiere.

El caso de Costa Rica fue en cambio diferente. “Lo más complicado fue el proceso aduanal. Pero eso ya es algo que manejamos a la perfección”, dice Conchita Pérez. En lo relativo a las tiendas, las dos gerentes explican que el éxito de La Cuisine Internacional ha sido el saber adaptarse a la idiosincrasia de cada país. “Hemos entendido que cada mercado tiene un ritmo distinto, y que tanto el comprador como el personal de cada sucursal responde a su cultura. En ese sentido el proceso no ha sido complicado pues somos una empresa multicultural y esto es un plus invaluable”, afirma Pérez.

Sin duda Venezuela siempre es un punto a tocar en la historia y futuro de LCI. Pérez y Carneiro hablan de la tienda madre con gran cariño y hasta admiración por quienes trabajan en ella. “Si bien la situación económica ha puesto difícil hacer negocio allá, el equipo de LCI Venezuela tiene un mérito enorme. Ellos siguen vendiendo y esforzándose. Además, mantienen su mística de trabajo y atienden a sus clientes a pesar de lo complicado del mercado”, refiere Carneiro.

Las gerentes de LCI también hablan de lo que está por venir en la empresa. “La visión de los jefes –dice Cynthia Carneiro refiriéndose a Josu Gaubeka y Rafael Guerrero- es hacer todo en grande. Por eso 2018 habrá más expansión”. Dice esta gerente que además de la tienda que se abrirá en Aventura, se está negociando una más en Denia Beach (Florida) y ya estamos abriendo una sucursal en Barranquilla – Colombia.

Lea también: LCI: una familia empresarial con “la milla extra” en las venas (parte II)

1 comentario

Leave a Comment