La holística genialidad de Jorn Utzon

Conocido como el genio creador de la Opera de Sidney, Jorn Utzon es un arquitecto cuyo trabajo siempre será recordado por la capacidad de mezclar la calidad de las formas con las estructuras naturales. Nacido en Dinamarca en 1918, ha creado un estilo de edificios públicos con rasgos monumentales y de edificios de vivienda adaptados al entorno.

Estudió arquitectura en la Real Academia de Bellas Artes de Copenhague y luego de Segunda Guerra Mundial, trabajó en la oficina Alvar Aalto en Helsinki. Ya para entonces su talento era apreciado y ganó becas para viajar a Marruecos y los EE.UU. y a la par diseñó varios muebles y objetos de vidrio.

Sus viajes de juventud por el Lejano Oriente, África del Norte, EE.UU. y México le aportaron una perspectiva e inspiración que nutrió de formas y figuras naturales a su imaginación creadora. Estudiosos de su obra aseguran que es en este periodo de su vida cuando desarrolló ese enfoque tan original que hace que su trabajo tenga eterna vigencia.

Diez años antes de ganar el concurso que lo llevó a edificar la Ópera de Sydney (su más reconocida obra), Utzon envió a competencia en Londres una propuesta para diseñar un reemplazo para el Palacio de Cristal. Aunque este proyecto no ganó, su diseñó fue catalogado como “personal, escultórico y bastante fuera de la corriente principal del desarrollo arquitectónico de ese tiempo”.

El 29 de enero de 1957, fue anunciado como el ganador del “Concurso internacional para la casa de ópera nacional en Bennelong Point, Sydney”. Sin embargo, este gran honor terminó convirtiéndose en uno de sus peores dolores de cabeza. La obra planeó desafíos inéditos desde el punto de vista de ingeniería, y de hecho Utzon tardó varios años en construir las grandes bóvedas autoportantes del edificio, las cuales fueron inspiradas por las velas de los barcos que inundan el puerto de Sidney donde estaría situado este magnífico edificio.

Miles fueron problemas a los que tuvo que enfrentarse Utzon por lo que tuvo que abandonar el país en 1966, dejando su obra sin concluir. El edificio de la ópera fue terminado en 1973 y es en la actualidad uno de los edificios más emblemáticos del mundo.

Otras obras destacadas de Jorn Utzon son las Viviendas Planetstaden (Suecia); Melli Bank (Irán); el Teater Zürich (Suiza); la Casa de Povl Ahm (Inglaterra); el Estadio en Jeddah (Arabia Saudita); Asamblea Nacional (Kuwait); la Iglesia de Bagsvaerd (Dinamarca) y su propia casa conocida como Can Lis en Mallorca, España, por solo nombrar algunos.

 

Bagsværd_Church_altar_organ

 

La paleta de proyectos que Utzon emprendió durante su vida habla de una obra que va de la metafórica Ópera de Sydney, a viviendas familiares con sentido de intimidad y de estas a monumentales edificios públicos llenos de formas etéreas y atemporales. Todos estos hilvanados por un proceso de creación arquitectónico holístico y orgánico que sigue inspirando a las nuevas generaciones. Jon Utzon murió en 2008, no sin antes cosechar premios como Medalla de Oro del Royal Australian Institute of Architects (RAIA); Medalla de Oro del Royal Institute of British Architects (RIBA); Medalla Alvar Aalto; Order of Australia; Ehrendoktorat der Universität von Sydney y Premio Pritzker. Si bien todos estos galardones le proveyeron fama y reconocimiento, siempre dijo que no había mejor premio para un arquitecto que el invitarlo a construir una obra.

 

2005-04-27_Koweït_003

Leave a Comment