La campana ya no es el patito feo en la cocina

 

Las campanas ya no son el patito feo de la cocina. No. Ahora las herramientas de ventilación por excelencia en las cocinas, esas encargadas de recoger el humo y la grasa que se desprende de las preparaciones manteniendo el ambiente limpio y sin aromas, han dejado atrás su diseño tradicional para vestirse de diseño y ser parte de la gran puesta en escena de la cocina de lujo.

Afortunadamente la tecnología también tocó a las campanas, y además de mejorar considerablemente su desempeño en cuanto al ruido y la facilidad de mantenimiento, su adaptabilidad a los diversos estilos de decoración también ha aumentado. La marca Faber le ofrece al público una interesante variedad de formas, recubrimientos y estilos, para que la campana sea ahora el cisne de la cocina.

 

 

¿Dónde está la campana?

Los más vanguardistas pueden tener todas las funciones de la campana extractora en una moderna y discreta presentación, se trata del modelo Heaven Flat 2.0 de la línea Built-In. Un panel extractor con función lumínica que puede adosarse al techo o a un muro. Mantiene todas las funciones sin restar espacio ni visibilidad a la cocina.

 

 

Las esquinas también

Si su cocina está en una esquina, ubicar una campana a su gusto no tiene por qué ser un problema. Faber le ofrece diversas opciones. Si la decoración de su cocina es moderna y su elección va con el acero inoxidable, los modelos Solariso StiloAngolo seguramente le encantarán, pero si se decanta por un estilo más country o romántico, los modelos RanchAngolo o West Angolo, serán sus favoritos. Tienen elegantes líneas que le darán a su cocina ese aspecto campestre por estar recubiertas en una lámina blanca con detalles en madera.

¿Y las islas?

Faber no descuida las cada vez más frecuentes islas o estaciones de trabajo. Para estas modernas cocinas, las opciones van desde campanas en T hasta flotantes opciones con formas de más o menos diseño. La variedad es grande y se ajusta a todo tipo de diseño. Como el modelo Thea Isola que se ajusta a una estética industrial o la impresionante Odette que con su presencia contemporánea brinda la impresión de ser una lámpara de diseño justo sobre su cocina.

 

 

El lujo del minimalismo

Si su lema sobre el lujo es “menos es más”, Faber también tiene respuestas. La línea Wall está llena de opciones para aquello que prefieren usar menos espacio, eso sí. El minimalismo de estas campanas no le quitará protagonismo, están diseñadas con una estética que será imposible ignorar por sus líneas limpias y elegantes y materiales de mucho lujo. Tal es el caso del modelo Pyana, que más que una campana parece un moderno aparato traído desde el futuro para satisfacer las necesidades del consumidor. Una pantalla blanca con líneas curvas que impresiona por su vanguardismo y modernidad.

Los electrodomésticos van integrando con el paso del tiempo, su funcionalidad a la belleza, convirtiéndose poco a poco en piezas cada vez más cercanas al arte, tal es el caso de estas campanas con las que Faber busca embellecer sus espacios sin descuidar el buen uso de tecnología de altísima calidad.

Leave a Comment