Gaggenau en las lides de la cocina al vacío

 

La cocina al vacío es una tendencia culinaria que llegó para quedarse. Bien conocida a nivel industrial, ahora está disponible en casa gracias a que la técnica se ha difundido considerablemente y que ahora existen electrodomésticos que ayudan en el proceso.

En la cocina “al vacío” el método de cocción húmedo o seco, el control de la temperatura y el tiempo son esenciales. Este tipo de cocción –que bien puede realizarse en el horno convencional o en las modernas vaporeras- favorece la retención de vitaminas y minerales que, según aseguran algunos estudios realizados al respecto, benefician las características organolépticas de los alimentos (olor, sabor y textura).

Pero además la cocina al vacío tiene un sinfín de ventajas que se pueden resumir en dos principios básicos para la buena mesa: higiene y calidad. Tanto la cocción como su sellado al vacío permiten que carnes y pescados mantengan su textura. Además, al poder ser refrigerado y no haber contacto directo del frío con la comida, los alimentos quedan libres de la odiosa quemadura de hielo. Y por si fuera poco, como la oxidación provocada por el oxígeno es inexistente, lo que alimentos se conservan en buen estado por más tiempo.

En pocas palabras, esta tendencia ahorra dinero, porque se desperdicia menos comida y tiempo, y porque se puede cocinar en grandes cantidades sin miedo a que los alimentos se dañen.

 

 

El papel estelar de Gaggenau

La marca alemana, una vez más se pone a la vanguardia en lo que fluir con las tendencias actuales se refiere, e incorpora a sus hornos combinados a vapor de la serie 400 un aliado perfecto para esto de la cocina al vacío.
El módulo DV 461, es un cajón de envasado al vacío sin tirador que encaja perfectamente debajo de los hornos de la serie 400 de la marca. Estos permiten sellar rápida y fácilmente pescado, carne, verduras y frutas, no solo para la cocción al vacío, sino también para la marinación y el almacenamiento de los mismos.
Pensados para ofrecer en casa un envasado al vacío de nivel profesional, los módulos Gaggenau DV 461 poseen las mismas características de los hornos con los que hacen perfectamente juego. Es decir, vienen en acero inoxidable tras cristal y cristal Gaggenau Anthracite.

Este cajón de sellado al vacío es sencillo de usar ya que posee un muy amigable control táctil. Algo importante de los módulos Gaggenau DV 461 es que ofrecen tres niveles de vacío que ajustan la extracción exacta de oxígeno y de termosellado para regular la duración del mismo. El equipo incluye como accesorio bolsas de vacío de tamaño 240 x 350 mm y 180 x 280 mm y de necesitar más, el cliente puede hacer pedidos adicionales, ya que éstas se cuentan como accesorios especiales.
Así que si ya está listo para unirse a esta tendencia de la cocina al vacío y disfrutar de un equipo profesional que le permita alargar la vida de sus alimentos en casa, consulte en nuestra web cuál de los equipos disponibles se adapta a su cocina.

 

Leave a Comment