Fotosíntesis de algas hará edificios más ecológicos

Usar la fotosíntesis de las algas para hacer edificios más ecológicos es, sin duda, un innovador paso en lo que a la arquitectura se refiere. EcoLogicStudio, empresa de arquitectura con sede en Londres, se atrevió a dar ese paso y aprovechar el efectivo proceso natural de las plantas y algas para eliminar la contaminación del aire, al crear una cortina viva, diseñada para descansar sobre fachadas de edificios.

El prototipo del llamado “telón ecológico” diseñado en conjunto con Photo.Synth.Etica, fue presentado por los arquitectos durante la Cumbre de Innovación Climática celebrada en noviembre de 2018 en Dublín. Este fue instalado en los pisos uno y dos de la fachada principal del edificio Printworks en el Castillo de Dublín.

Esta cortina ecológica formada por 16 módulos bioplásticos, cada uno de dos por siete metros. Tubos serpentinos incrustados en los paneles optimizan el proceso de toma de carbono del aire. “En la era de las ciudades, casa y vehículos inteligentes, es necesario un reencuadre espacial y arquitectónico que genere transiciones sociales beneficiosas”, dijo EcoLogicStudio.

¿Qué es y cómo funciona?

La cortina ecológica es un fotobiorreactor. Es decir, una incubadora de algas que se encarga de realizar el proceso natural de la toma del carbono de la fotosíntesis. Las microalgas de esta cortina se alimentan de luz y aire durante el día. Estas optimizan el proceso natural, capturando aproximadamente un kilogramo de dióxido de carbono por día, lo que equivale al trabajo realizado por 20 árboles grandes.

Pero, ¿cómo funciona? Explican sus arquitectos de EcoLogicStudio  que el aire sin filtrar entra en la cortina desde la parte inferior y, a medida que viaja a través del líquido en los tubos, las microalgas capturan las moléculas de dióxido de carbono. Este proceso de fotosíntesis también produce oxígeno, que se libera desde la parte superior de la unidad.

Oxigena e ilumina

Pero la oxigenación del medio ambiente no es único beneficio que aporta esta cortina ecológica. Según EcoLogicStudio, este telón ofrece otro subproducto: el proceso es la biomasa. En este sistema, las algas crecen a partir del carbono obtenido de la fotosíntesis, y a la vez pueden quemarse para obtener energía o convertirse en material bioplástico, como el que se usa para hacer la cortina. Y por si fuera poco, las algas también son bioluminiscentes, y emiten un ligero brillo que puede iluminar la edificación por la noche.

Sus creadores señalan que al igual que proyectos anteriores, este telón es una forma de biomimetismo. Es decir, un diseño que copia estructuras y procesos de la naturaleza. Este proyecto que se produjo en colaboración con la iniciativa de innovación climática de la Unión Europea Climate-KIC.

El secuestro de carbono es tipo de tecnología respaldada por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las ONU. De hecho,  que en su informe de octubre de 2018 incorporó esta forma de geoingeniería en la mayoría de sus vías seguras para enfrentar el calentamiento global.

EcoLogicStudio es un estudio dirigido por los arquitectos Claudia Pasquero y Marco Poletto. Esta firma también creó el pabellón Urban Algae Canopy en la Milan Expo 2015. Ellos también son los fundadores del consorcio Photo.synthetica lo que les ha permitido diseñar más de este tipo de soluciones.

Según las estimaciones de EcoLogicStudio  la cortina integrará en edificios nuevos y existentes, y esperan que su acción multiplique y contribuya a evitar el tan temido cambio climático.

Leave a Comment