Todo lo que necesita saber sobre los techos verdes

 

Los techos verdes no son una moda. Son un compromiso que muchos arquitectos han tomado con el medioambiente y con el futuro. Pero, ¿qué son, cuáles son sus tipos y cuál es la vegetación ideal para usar en ellos?

Acá hemos elaborado una pequeña guía que puede ayudarles a adentrarse en el tema y animarles a incorporarlo en sus próximos proyectos u hogares.

¿Qué es un techo verde?

En pocas y simples palabras los techos verdes son una combinación en capas de vegetación y membrana que embellecen la parte superior/ azotea de un edificio.

El sistema de los techos verdes puede ayudar a aislar y proporcionar la gestión del agua y energía en una edificación. Pero además, los techos verdes ayudan a mitigar el efecto invernadero en el ambiente, pues crean hábitats que filtran contaminantes, secuestran carbono e incluso aumentan el espacio agrícola en las ciudades.

Tipos de techos verdes

Dígame cuál es el tiempo útil de una edificación y le diré que tipo de techo le conviene. Según los expertos, existen 3 tipos básicos de techos verdes:

• Techos de sistemas extensivos. Estos son los techos que se instalan en áreas que están fuera de alcance. Por esto en ellos se incluye vegetación de bajo mantenimiento y autosuficiente. Los sistemas extensos son pues resistentes a la sequía y las heladas.
• Techos de sistemas semi-intensivo. Requieren mantenimiento de vez en cuando. Son un sistema intermedios entre los techos extensivos e intensivos, por lo que incluyen una combinación de tipos de plantas.
• Techos de sistemas intensivos. Son techos de mantenimiento frecuente. De hecho, a estos sistemas se les consideran como jardines en un techo, por lo que las posibilidades en cuanto uso de plantas son casi ilimitadas.

 

 

¿Qué tan verde?

Si bien la vegetación a incluir en un techo verde depende mucho de su tipología y muchas veces de la estructura en donde será colocado, hay una regla general para estos. El suelo para un techo verde debe tener una proporción de 70 por ciento de material inorgánico y 30 por ciento de material orgánico.

Una idea muy buena para la vegetación de los techos verdes son las mezclas de semillas. Por ejemplo, para los techos de sistemas extensos es bueno usar musgo, sedum y hierbas. Para techos de sistemas semi-intensivos, las mejores opciones son pastos, arbustos, árboles pequeños, plantas leñosas y hierbas. Mientras que, como ya dijimos, los techos de sistemas intensivos pueden albergar prácticamente todas las plantas y ser tratados como un jardín.

Otros puntos importantes a considerar al instalación de un techo verde son: la permisología (la autoridad zonal debe dar su aprobación); comprender la biodiversidad y el hábitat deseados para elegir un sistema de techo verde adecuado; asegurarse de que el sustrato de techo verde contenga un volumen de contenido orgánico adecuado para bajar las posibilidades de incendio; y elegir un sistema de mantenimiento ajustado para que este cumpla su función, son algunos de los más importantes.

Un techo verde puede que sea una manera de llevar la naturaleza a un entorno de concreto, pero también entraña una gran responsabilidad. No obstante, las ciudades y construcciones modernas cada día más hacen esta puesta, pues los beneficios que trae al entorno y a la construcción son directamente proporcionales a las exigencias de mantenimiento. Así pues lo verde seguirá subiendo hasta el techo.

2019-02-18T12:32:53-05:00febrero 19th, 2019|Diseño y Tendencias, Innovación|
>