5 claves para introducir el concepto lagom en la cocina

 

Lo primero que tenemos que decir con respecto al concepto lagom es que no es algo de “moda” o simplemente “trendy”. Lagom (“la medida justa”, en sueco) es algo que está más allá de lo que la palabra significa. Ella entraña toda una filosofía de bienestar que se inclina por la búsqueda del equilibrio, la sobriedad y la mesura.

Así pues, lagom no se remite a una tendencia decorativa, sino más bien a un estilo de vida propio de los países escandinavos, siempre situados en las primeras posiciones del World Happiness Report. ¿Pero por qué todos hablan de ella? ¿Por qué se le aplica a la decoración? Sencillo, si bien muchos lo ponen como sinónimo de austeridad, lo cierto es que el concepto remite a ser feliz con lo que se tiene e invita a disminuir los hábitos consumistas de la sociedad actual.

Llegado aquí usted se preguntará ¿cómo se puede incorporar este concepto a la decoración de un espacio como la cocina? Sencillo. Acá compartimos 5 claves que pondrán el toque lagom en este espacio de su hogar.

Optar por lo sostenible. El concepto en sí entraña conciencia ecológica y por tanto impulsa a tomar conciencia de la huella que dejamos en el medio ambiente. Por eso la tendencia invita a elegir muebles sostenibles y electrodomésticos de bajo consumo energético. Adicionalmente, una cocina lagom tendrá grandes ventanales que favorezcan la luz natural y las corrientes de aire, lo cual combinará colores cálidos o claros que iluminen y alegren el espacio.

 

 

Mezclar el pasado y el presente. Una de las claves más interesantes del lagom son las mezclas para lograr atmósferas equilibradas. En este sentido, esta tendencia se caracteriza por combinar piezas nuevas con detalles con carga emotiva o familiar. Así pues en una cocina basada en este concepto nórdico es fácil ver electromésticos modernos que se alternan con piezas de diferentes épocas (ollas de cobre, cuadros imágenes en blanco y negro, etc)

Belleza sinónimo de funcionalidad. Eso de bello pero inútil no es algo concebible dentro de este concepto. En una cocina lagom es importante que los diferentes elementos y detalles decorativos atraigan, y a la vez, cubran las necesidades. Así pues las encimeras de una cocina lagom, por ejemplo, son tan fáciles de limpiar como hermosas y los adornos y decoración en general integrada al espacio debe tener un utilidad específica que contribuya a mantener el orden.

 

 

Reusar y reciclar. Ese libro de cocina viejo de la abuela; esa tabla de la tía que ya no utiliza; un mesón de madera maciza en desuso son los elementos en los que cualquier decorador con el concepto lagom claro en su cabeza pondrá su atención. Ya que esta filosofía nórdica dicta que antes de desechar y comprar algo nuevo, hay que pensar bien en lo que se tiene en casa y darle una segunda oportunidad.

Separar trabajo de placer. Otra característica lagom es la delimitación de los espacios, los horarios laborales, y el respeto por los momentos de descanso y desconexión. Así pues, donde se come no se trabaja y donde se trabaja, no se come. Esto quiere decir que una cocina en la que este concepto está presente, debe ser pues un lugar de divertimento, relajación y compartir. Espacios abiertos, un triangulo de trabajo bien definido y una barra con sillas cómodas son lo mandatorio en este sentido.

Estas 5 claves básicas de este concepto nórdico del que todas las revistas de decoración y arquitectura hablan pueden ser replicadas en toda la casa, ya que la idea es en dos platos, optimizar y balancear para vivir mejor.

Leave a Comment