Ópera de Harbin:arquitectura que sintoniza con el entorno

 

El estudio MAD Architects de Pekín construyó, en la ciudad de Harbin, China, una ópera perfectamente en sintonía con un entorno frío. Esta ópera cubierta paneles de aluminio blanco se mimetiza completamente cuando nieva. Y según sus creadores y visitantes cuando esto sucede, es difícil ver dónde comienza la tierra y termina el edificio. No por nada, los hacedores de esta bellísima obra, afirman con orgullo que es una obra “esculpida en el viento y el agua”.

Sobre el diseño de este maravilloso edificio, Ma Yansong, director fundador, MAD Architects dijo que es un centro cultural del futuro. “Un lugar de actuación tremendo, así como un espacio público dramático que incorpora la integración de la identidad humana, artística y de la ciudad, al tiempo que se combina sinérgicamente con la naturaleza circundante”.

Una obra futurista

La historia de esta ópera se inició en 2010, cuando MAD ganó la competencia abierta internacional para Harbin Cultural Island, un plan maestro para la construcción de una casa de la ópera, un centro cultural en medio del paisaje de los humedales a lo largo del río Songhua de Harbin, China. La propuesta de una ópera sinuosa como punto focal de la Isla Cultural, llamó la atención y MAD se hizo con el proyecto.

 

 

La Ópera de Harbin ocupa un área de aproximadamente 850.000 pies cuadrados. Cuenta con un gran teatro para unos 1.600 espectadores y otro más pequeño que puede acomodar a una audiencia íntima de 400 personas.

En el exterior del edificio se hermana completamente con el paisaje sinuoso que lo rodea. La fachada curvilínea compuesta de paneles de aluminio blanco es parte del distintivo toque que MAD puso en esta ópera que parece bailar al ritmo de las nieves en los meses de invierno.

Uno con el entorno

El concepto desarrollado por MAD no se centra únicamente en integrar el edificio el entorno, sino en hacer que el visitante sienta esa unión. Para ello, los arquitectos crearon un vestíbulo con grandes paredes transparentes de vidrio que conectan visualmente el interior curvilíneo con la fachada en picado y la plaza exterior.

Un detalle muy llamativo en este vestíbulo es el muro cortina de vidrio cristalino compuesto por pirámides de vidrio. Todo a manera de referencia a la nieve el clima gélido que rodea la edificación.
Así pues, los visitantes son acogidos en esta ópera por la opulencia de una estructura que transpira por si misma arte.

 

 

El gran teatro rompe con todo lo anterior presentando un elemento cálido y acogedor, gracias al revestimiento de madera que parece emular un árbol que acuna una audiencia. Las paredes de este teatro están esculpidas en madera de fresno de Manchuria.

Otro detalle a destacar de esta sala es su iluminación, la cual es lograda por una sutil claraboya que conecta al público con el exterior y el paso del tiempo.

Esta obra maestra de la integración con el medio ambiente es reconocida por los expertos como un edificio que invita a la interacción y lo hace partícipe de una narrativa, casi teatral de formas, texturas y sensaciones que van más allá de la música.

Leave a Comment